Próximas actividades

Próximas actividades

Icono para utilizar en página web

La página en otros idiomas

Solicitudes

Solicitudes

Cursos

                Cursos

Catálogo de Talleres

Catálogo de Talleres

Mirada Viajera

.

Paseos Saludables Culturales

Paseos Saludables Culturales

Senderismo

Senderismo

Senderismo Marzo

Senderismo Marzo

Contador de Visitas


Viaje a Budapest – Viena – Praga, de 6 a 13 de julio 2018

Viernes 6 de julio.- Comenzamos el viaje que nos llevará a Budapest, Viena y Praga. La cita estaba dispuesta a las 7:00 horas para salir todos juntos en autocar hacia el aeropuerto desde c/ Góngora, y a esta aventura nos apuntamos 50 compañeros.

Llegamos al aeropuerto y nos encontramos con nuestra guía Ana (mujer con buen temple) que nos organizó todo el tema de facturación y embarque para a continuación pasar el control de seguridad y listos, el embarque se realizó rápidamente, también decir que el vuelo no era directo a Budapest, teníamos que hacer escala en Madrid  así que llegamos a Budapest sobre las 15:00 horas menos mal que los vuelos fueron  muy tranquilitos.

En el aeropuerto de Budapest nos esperaban un autocar y la guía local así que rápidamente comenzamos una panorámica mixta por dicha ciudad, es decir, autocar y paseando. Comenzamos por la Plaza de los Héroes, Plaza de los Elefantes, Plaza del Trocadero, Iglesia de Matías, el monumento a Esteban I el Santo, Palacio Nacional, monumento a San Genaro y la Ciudadela, la Sinagoga, el Parlamento, el Bastión de los Pescadores, el Palacio Nacional, el balneario Rudas, también pasamos por varios puentes sobre el río Danubio etc. etc. etc.

Ya cansadillos nos dirigimos al hotel Leonardo, tomamos posesión de nuestras habitaciones, cenamos, vimos el partido del Mundial de futbol y a dormir.

Sábado 7 de julio.- Tocó diana a las 7:00 horas, desayunamos y al autocar para ir a visitar la ciudad de San Andrés, que es la ciudad de los artistas y el sitio ideal para dar un paseo y saborear el ambiente especial de esta localidad. Fuimos a visitar su iglesia Ortodoxa, el museo y también aprovechamos para hacer compras. Almorzamos en el Hotel Novotel un hotel encantador, con música de piano en directo y una decoración preciosa (una de las canciones que tocó el pianista fue la de la película Casablanca “Tócala Sam” (así se la pedían al pianista en la película), seguro que os acordáis.

Después de almorzar nos volvimos a Budapest para realizar un inolvidable crucero por el rio Danubio, desde donde tuvimos una impresionante panorámica de las dos partes de la ciudad: Buda y Pest.

Sobre las 20:00 horas llegamos al hotel, cenamos, partido de futbol, algunos un paseíllo por los alrededores del hotel y a dormir, no sin antes hacer la maleta.

Domingo 8 julio.- Después del desayuno todos al autocar y viaje hacia Viena donde llegamos sobre las 12.00 horas, recogimos a nuestra guía local Cristina y nos dispusimos a almorzar, una vez terminado el condumio, nos dispusimos a hacer una visita guiada al Teatro de la Ópera de Viena, teatro impresionante. Seguimos con una visita panorámica con la guía local por esta ciudad bañada por el río Danubio, antigua capital del imperio austro-húngaro. Por su centro histórico visitamos el Palacio de Hofburg, el Palacio de Belvedere, la Iglesia Votiva, la Catedral de San Esteban, los monumentos de Goethe, Schiller y Mozar, el Museo de Bellas Artes, etc. etc. etc. Un paseo inolvidable por dicha ciudad.

Ya avanzada la tarde, nos recogió el autocar y nos dirigimos hacia nuestro hotel Vienna Prater, cogimos las habitaciones y a cenar, futbol, paseíto y a dormir.

Lunes 9 julio.- El despertador tocó muy temprano, teníamos que desplazarnos para comenzar a buena hora la visita al Palacio de Schönbrunn, palacio de verano construido por María Teresa como residencia para ella su consorte y sus 16 hijos y que consta de 1.441 habitaciones donde visitaremos las fastuosas salas que habitara la emperatriz Sisi. Seguidamente nos dirigimos al Palacio de Belvedere conjunto palaciego de estilo barroco, consta de dos palacios, convertidos ahora en museos. Los dos palacios principales están unidos por unos jardines organizados en tres niveles que representan diversas alegorías, y donde algunos compañeros tenían interés visitar  una exposición que había, en uno de los palacios, del pintor Gustav Klimt  dos de sus pinturas icónicas son, el beso y Judith, otros nos fuimos a tomar unas cervecitas que por aquellos lares está muy buena. Una vez acabada la visita nos fuimos a almorzar en el restaurante Marelo y tuvimos la tarde libre para lo que quisiésemos hacer.

Unos poquillos nos fuimos a la famosa pastelería Sacher para probar esa tarta de chocolate que lleva su nombre para después seguir paseando por ese precioso centro histórico de Viena para ver su Ayuntamiento, la Iglesia de San Carlos Borromeo, iglesia de San Agustín, la Escuela de Equitación de Viena, Iglesia de San Pedro y otras maravillas arquitectónicas. Cansados ya, nos sentamos en una terraza junto al Palacio de la Ópera para tomarnos alguna cosilla y así descansar un rato porque a media tarde teníamos otro paseo.

Ya pasada la media tarde nos recogió el autocar y nos llevó a Grinzing, bello barrio situado  en el norte de Viena, en la montaña, caracterizado por sus viñedos y sus Heurigen (tabernas).

Según nos explicó la guía. Para saber que el Heurigen está abierto, hay que fijarse en la puerta de entrada: si tiene una rama de pino colgando, significa que el vino está listo y que puedes entrar a beber.

Pues la cena la tuvimos en un típico Heurigen donde comimos bien y lo pasamos mejor, una vez  acabada la fiesta nos dirigimos a nuestro hotel teníamos que hacer las maletas y a dormir.

Martes 10 de julio.- Desayuno, maletas en el autocar y viaje hacia Praga, pero antes, nos paramos en la localidad de Brno donde nos esperaba nuestro guía Patric que nos hizo una panorámica completa de la ciudad y en el paseo pasamos por: la Iglesia de San Pedro, Iglesia de Santiago, plaza de la Libertad, la antigua Alcaldía, la Plaza del Mercado (preciosa con los puestos de verduras y fruta y una súper escultura en el centro), la Catedral de San Pedro y San Pablo, Iglesia de San Miguel, etc. etc. etc… Al medio día almorzamos en hotel Voronez y, una vez que terminamos la comida, seguimos nuestro viaje hacia Praga.

La llegada a nuestro destino Hotel Holiday Inn,  fue tardecillo así que, una vez repartidas las llaves de las habitaciones y como estábamos cansadillos pues directo a la habitación, duchita y demás cosillas, bajamos a cenar seguimos con el partido de fútbol y a la cama.

Miércoles 11 de julio.- Desayunamos prontito y salimos para visitar la ciudad con nuestra guía local Juana que nos hizo un recorrido empezando por el famosísimo puente de Carlos que une la Ciudad Vieja de la Ciudad Pequeña y con 30 estatuas a lo largo del mismo, la Iglesia del Niño Jesús, los canales de agua del Diablo, Iglesia de nuestra Señora de las Cadenas, el Barrio Judío con la Sinagoga de Staronova, la más antigua de Europa, plaza del Reloj y Plaza de Wenceslao, Teatro de los Estados, Plaza de la Ciudad Vieja en la que destaca la Iglesia de San Nicolás, Ayuntamiento con el reloj Astronómico, la Iglesia de Nuestra Señora de Thym, la estatua del reformador Jan Huss,  etc..etc.

A la hora de almorzar nos fuimos al restaurante cervecería Pivovar, para, una vez terminados, seguir nuestra andancia por esta preciosa capital siguiendo por: el Castillo de Praga y Malastrana un conjunto arquitectónico ubicado en Praga, capital de la República Checa. Pese a los sucesivos incendios e invasiones, es uno de los más notables, suntuosos y emblemáticos vestigios del gran pasado histórico, cultural y social de la ciudad. Construido en el siglo IX, fue la residencia de los reyes de Bohemia, emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, también pasamos por la Catedral de San Vito y el callejón del Oro, la Basílica de San Jorge, Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, con “El niño Jesús de Praga”, el Palacio Real Viejo fue el lugar donde prendió la mecha de la Guerra de los 30 años, tras la defenestración de los nobles. Ofuuu que cansaos de andar, pues nada, al hotel a cenar y a dormir.

Jueves 12 de julio.- Hoy desayunamos y salida en el autocar para visitar la localidad de Karlovy Vary, la más hermosa e importante de las ciudades-balnearios, fue hasta la II Guerra Mundial residencia vacacional de las cortes de Europa Central.

 Por esta ciudad-balneario de Karlovy Vary pasaron altas personalidades como Goeghe, Beethoven, Carlos Marx, Eduardo VII de Inglaterra, etc. etc… En ella descubrimos un decorado de jardines Victorianos, de fuentes y esculturas, con chorros que se elevan a 12 m. y a una temperatura de 72 grados, como las fuentes Vridlo o Spundel. También destaca la casa de los tres Moros, la Columnata de la Amistad, la Torre del Castillo y la Iglesia de María Magdalena.

Después de pasearnos por sus preciosas calles y hacer algunas compras nos fuimos a almorzar al hotel Termal. Un poquito de tiempo libre y regreso a Praga.

Hoy nuestra guía Ana nos premió con hacer una visita nocturna por el centro histórico de Praga y, para más aventura, iríamos en metro ida y vuelta ¡Imagínate el asunto!. Pues nada, a las 21:00 horas empezó la excursión y, la verdad, nada que ver con la visita que hicimos de día. El centro de Praga luce en todo su esplendor con esa iluminación que la hace mucho más atractivo, paseamos por: la Casa Municipal, la Torre la Pólvora, la Torre del Reloj, el Puente Carlos, que estaba precioso y acabamos en el edificio Rodolfino. Toda una aventura completita, imaginaos toda la tropa corriendo por las estaciones de metro, buscándonos continuamente con caritas de asustados (nadie debía perderse) y, si a eso, le unes el follón de gente que se desplaza en metro en esta capital y a esa hora jejejeje ¡te cagas!, la vedad es que fue toda una aventura para esos valientes que se apuntaron. Gracias Ana.

Y todo tiene su fin, pues sí, última noche que pasamos por estas preciosas tierras así que cenamos, hacemos las maletas y a dormir.

Viernes 13 julio.- Toca madera. Vaya día para viajar, en fin. Desayunamos, cargamos las maletas en el autocar y teníamos un poquito de tiempo libre antes de irnos al aeropuerto así que aprovechamos para hacer las últimas compras y, cómo no, tomarnos las últimas cervecillas en el bar Kokleta que tiene una terraza encantadora y, que por cierto, está riquísima y además te dejan de mear gratis jejeje, se nos fue un dineral en utilizar los servicios en estos parajes, ¡coño! cada vez que vas a mear tienes que pagar. Hay que joderse.

Pues nada, nos dirigimos al aeropuerto de Praga, hicimos los trámites de facturación y embarque y a volar hacia Madrid, llegamos a Madrid y se jodió el invento, el vuelo se demoró 2 horas, así que hubo que echar mano al baúl de la paciencia. Entre una cosa y otra llegamos al aeropuerto de Málaga sobre las 22:30 horas, todos cansados pero felices por el viaje tan bonito que tuvimos la oportunidad de hacer y, además, hacer constar el buen ambiente que hubo entre todos los aventureros.

Bueno ya no os aburro más, que tengáis un buen verano y que seáis felices.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!     A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.