Próximas actividades

Próximas actividades

Solicitudes

Solicitudes

Cursos

                Cursos

Todos los Talleres

Todos los Talleres

Catálogo de Talleres

Catálogo de Talleres

Viajes Culturales

Viajes Culturales

Mirada Viajera

.

Paseos Saludables Culturales

Paseos Saludables Culturales

Senderismo

Senderismo

Nueva Página de Senderismo

Nueva Página de Senderismo

Paseo Saludable Cultural. Picasso, el viaje del Guernica

Seguimos Caminando.

Hoy día 20 de noviembre de 2018, iniciamos nuestro Paseo Saludable Cultural y como todos los martes, comenzamos nuestro Paseo a las 10:30 horas, partiendo desde el patio de nuestro Centro Perchel.

El objetivo para hoy es: visitar la carpa instalada en la Plaza de la Marina por la Obra Social “La Caixa” para la exposición “Picasso, el Viaje del Guernica”.

Hoy salimos caminando para nuestras visitas, 46 compañeros “31 mujeres y 15 hombres.

Debido al gran número de compañeros que íbamos para esta visita, hubo que dividirlo en dos subgrupos de 23. Un grupo lo guió Isabel y el otro fue Rosa, dos chicas súper competentes y súper profesionales.

El ‘Guernica’ cuenta su historia en Málaga.

Detrás del ‘Guernica‘ se esconde el relato de «uno de los grandes nómadas» del siglo XX, de un cuadro convertido en símbolo que recorrió el mundo provocando un sinfín de reacciones. A su paso, la obra más universal del malagueño produjo multitud de documentos, fotografías y carteles que ejercen de testigos de un tiempo y un lugar.

Si bien el Guernica no puede moverse por motivos de conservación, hay algo mucho más intangible, que es la historia que genera. En un formato itinerante, como el propio cuadro, se presenta: Picasso. El viaje del Guernica.

Una exposición de la Obra Social la Caixa y el Museo Reina Sofía.

El bombardeo que arrasó la localidad vasca de Guernica es el punto de partida, un ataque de la Legión Cóndor alemana que fue, sorprendentemente bien documentado, en audiovisuales y fotos que sirven de preámbulo. Cinco días después de aquello, Picasso dibuja los primeros bocetos del cuadro que le había solicitado el Gobierno de la República para su pabellón en la Expo de París de 1937. Un encargo que recibió meses atrás pero que, inmerso en una crisis creativa, no conseguía acometer. Hasta la masacre. Vemos en una pantalla donde se reproducen las pruebas a lápiz del genio malagueño. A su lado, una proyección de gran tamaño superpone las fotografías que Dora Maar, su pareja entonces, tomó del proceso de creación. Y vamos viendo las decisiones que Picasso va tomando: por ejemplo, el puño en alto que aparece al principio no está ahí al final, lo coloca en el suelo.

De entonces es una carta de Max Aub, miembro de la Embajada española en Francia, donde asegura que ha convencido a Picasso para que acepte el pago de 150.000 francos en concepto de gastos. El pintor era reticente a recibir dinero alguno; para él, era una donación a la República. Pero ese documento, del que se expone un facsímil, sería clave en las negociaciones para reclamar la vuelta del ‘Guernica’ a España desde Nueva York. Demostraba que el Gobierno español era su dueño.

El formato de la exposición recrea una sala de exposiciones de 200 metros cuadrados.

A medio camino entre los monumentales pabellones de la Rusia de Stalin y de la Alemania nazi, España levanta en la Expo de París un edificio de arquitectura funcional con el ‘Guernica’ presidiendo el patio principal, como se ve en una de las imágenes. Pero acabada la cita, la pintura regresa a Picasso. Consciente de que la obra es ya un reclamo de propaganda política, el malagueño se convertirá en su gestor en el tour por el mundo que inicia la obra. Pero siempre se negará a venderla, tenía claro que no le pertenecía. El ‘Guernica’ viajará a partir de entonces a 40 destinos a ambos lados del Atlántico, lo que obliga a enrollarlo hasta en 19 ocasiones. Con Europa en guerra, el MoMA de Nueva York se ofreció como refugio. Picasso aceptó hasta que se reestablecieran las libertades públicas en España. Pasaron más de 40 años.

En cada lugar cobraba un significado. Un vídeo muestra al líder laborista británico Clement Attlee advirtiendo en 1939 frente al cuadro de la amenaza del fascismo. Varios documentos reflejan el apoyo de Hollywood en la recaudación de fondos para los refugiados españoles a través de la visita a la obra. Ya en la posguerra, el cuadro se exhibe en las ruinas del Palacio Real de Milán: unas señoras lo contemplan como un reflejo de la «nueva sociedad, del triunfo burgués». Otras instantáneas captan la conmovedora expresión de dos alemanas al ver la creación: «Y sus miradas dicen más que la propia obra».

Hasta 19 veces se enrolló la obra para su traslado. El último, desde Nueva York a Madrid en 1981.

La exposición avanza hacia el último viaje del ‘Guernica’. Con la muerte de Franco y Picasso ya fallecido, España se vuelca en su regreso. De entonces son las fotos de Carrillo, Felipe González y Jesús Hermida frente a la obra en Nueva York, que perseguían avivar el debate. Tras demostrar el pago de la República, el ‘Guernica’ se enrolló por última vez y en 1981 la pintura salió hacia el Casón del Buen Retiro de Madrid, de donde es una representativa escena de la transición española: la obra se expone «protegida por un gran sarcófago de cristal antibalas y por guardias civiles, ametralladora en mano». Y de ahí a su ‘casa’ definitiva, el Reina Sofía.

Las apropiaciones del ‘Guernica’ en obras de arte, camisetas y carteles contra las distintas guerras, por la objeción de conciencia, en apoyo a las víctimas del fraude del aceite de colza… «reflejan de qué manera el cuadro se ha asimilado y expandido». Sin moverse, el viaje del ‘Guernica‘ continúa.

La pintura como plasmación de sentimientos personales y colectivos, y su inmensa capacidad de trascender el museo y salir a la calle. Guernica (1937) de Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) es, sin duda, una de las obras más emblemáticas del arte del siglo XX.

Con motivo del 80 aniversario de la creación de esta obra maestra, la Obra Social “la Caixa” y el Museo Reina Sofía presentan Picasso. El viaje del Guernica, una exposición en un innovador formato itinerante de 200 metros cuadrados que profundiza en la historia de Guernica a partir de sus viajes y usos desde sus inicios. 

Bonita, ilustrativa y entretenida visita. Sobre las 13:00 horas se dio por terminado el Paseo Saludable Cultural y todos para casa.

Bonita mañana, buen paseo, buena compañía y bonita actividad. ¡¡Que más se puede pedir!!.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!                A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.