Próximas actividades

Próximas actividades

Cursos

                Cursos

Horario de Talleres

Horario de Talleres

Todos los Talleres

Todos los Talleres

Catálogo de Talleres

Catálogo de Talleres

Viajes Culturales

Viajes Culturales

Mirada Viajera

.

Paseos Saludables Culturales

Paseos Saludables Culturales

Senderismo

Senderismo

.Pirograbado

 

 

Es la técnica de ir quemando, con una punta candente de platino, las diversas líneas y sombras que componen un dibujo que, previamente, habremos trazado sobre la superficie de una madera.

pirograbado_2

Su nombre, de origen griego, significa pyros: fuego y graphos: dibujo, siendo un arte de gran tradición antigua. Actualmente, gracias a la gran difusión de los pirógrafos eléctricos, resulta una técnica cómoda, rápida y de fácil uso, permitiendo hacer trabajos sencillos o elaborados, con un bonito resultado artístico, si se tiene interés, un poco de paciencia y un mínimo esfuerzo.

Existen en el mercado varios tipos de pirograbadores eléctricos. Unos que van enchufados directamente a la corriente y los que van enchufados a través de un transformador de baja tensión, con un regulador que permite graduar la temperatura de la punta del pirógrafo para dar más o menos intensidad al quemado del dibujo y evitando al mismo tiempo, el posible riesgo de una descarga eléctrica.

1PIRO

Así mismo, existen varios tipos de puntas que producen una huella determinada según el trabajo a realizar.

La madera que se vaya a utilizar debe prepararse antes de empezar el dibujo. Para ello debe lijarse con papel de lija suave de carpintero, eliminando las irregularidades y asperezas que pudiera tener la superficie, pasándole después esstropajo fino de aluminio para un acabado más pulido y, con un trapo, quitaremos el polvo que se haya producido. A continuación procederemos a colocar la lámina del dibujo sobre la madera, centrándola bien y pegándola a la tabla, solamente por la parte superior, con cinta adhesiva de pintor.

Seguidamente, entre la lámina y la madera se interpone el papel de calcar. Con un lápiz iremos marcando sobre el dibujo el contorno y trazos del mismo, sin las sombras, si las hubiese las dejaremos para la fase final. Acto seguido retirar el papel de calco, dejando preferiblemente la lámina del dibujo adherida a la tabla, doblándola hacia atrás para tenerla a mano, por si hay que consultar, corregir o remarcar de nuevo.

A partir de  aquí es cuando se empieza a utilizar el “lápiz” del pirograbador, quemando, con su punta incandescente, las líneas y trazos del dibujo calcado en la madera que, una vez completado, se le volverá a pasar con el estropajo de aluminio, borrando los trazos visibles del calco y quitando después el polvo con un trapo. Nuevamente volveremos a repasar todo el dibujo con el pirógrafo y, una vez que esté bien marcado, procederemos a dar las sombras que pueda tener, fijándolas en la lámina.

El acabado se puede hacer dándole unas manos de cera o barniz a gusto del autor.A.Abu.

FPG MA2019

110       Gracias por su visita