Inicio de Página

Inicio de Página

Próximas Actividades

Próximas Actividades
.

Paseos Saludables Culturales FEBRERO 2019

Seguimos Caminando.

Hoy día 26  de febrero 2019, iniciamos nuestro Paseo Saludable Cultural a las 10:30 horas, partiendo desde el patio de nuestro Centro Perchel.

Debido al grupo tan numeroso que somos y, al no poder entrar todos a la vez al Museo de Málaga, hubo que buscar otra actividad paralela para dividir el grupo en dos subgrupos de 30 personas para que mientras unos visitan el Museo, otros estarían en el Rectorado, para después intercambiarnos.

El objetivo para hoy es visitar el Museo de Málaga para visitar la exposición divulgativa de carácter itinerante titulada “Murillo, excelentísimo” del pintor Bartolomé Esteban  Murillo y el Rectorado de la UMA, para visitar la exposición “Papúa una prehistoria contemporánea” de Ángela Calero.

Para la exposición del Museo de Málaga, tendremos cómo maestro de ceremonias a nuestro compañero, amigo y erudito en bellas artes, Ginés Collado.

Para la exposición del Rectorado de la UMA, tendremos cómo guía a Mercedes,  conocedora a fondo del trabajo de Ángela Calero.

Pues nada comenzamos. Hoy salimos caminando para nuestras dos actividades, 60 compañeros “40 mujeres y 20 hombres.

Visita al Museo de Málaga.- Para visitar la exposición divulgativa de carácter itinerante  titulada “Murillo, excelentísimo” del pintor Bartolomé Esteban  Murillo:

Una vez hecho los trámites para conseguir las entradas y el librito de la muestra, subimos a la primera planta para deleitarnos con los preciosos cuadros de Murillo y las explicaciones tan expertas de Ginés ¡menuda pareja!. No sería capaz de transcribir las explicaciones que nos dio Ginés en la visita, así que, comentaré algunas cosas:

Esta es una muestra itinerante de carácter divulgativo, organizada por  La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, compuesta por trece reproducciones backlight de obras de Murillo; cuyos originales se exponen en el Museo de Bellas Artes de Sevilla en una magnífica exposición monográfica de este pintor titulada Murillo IV Centenario. La exposición está distribuida  en cuatro secciones denominadas Vida, Ingenio, Convicciones y Contextos.

Bartolomé Esteban Murillo nace en Sevilla en 1617, en el seno de una familia compuesta por numerosos hermanos que pronto quedarán sin padres (en un espacio muy breve de tiempo morirá el padre seguido de la madre). De esta manera, Esteban será criado por una hermana y su marido, con el cual mantendrá hasta el final cordiales relaciones.

Su obra responde con claridad al espíritu de la Contrarreforma, al deseo de despertar el fervor del creyente por la contemplación de escenas humanas, tiernas y sentimentales. Él definió más que ningún otro artista el tema de la Inmaculada y nos legó la más bella serie de Vírgenes con Niño de la escuela española.

Sus composiciones son equilibradas, sin estridencias y apacibles, y su belleza tiende a lo bonito y lo gracioso contemplado en escenarios cotidianos, más que hacia la grandiosidad y la perfección ideal. Por eso se le considera uno de los grandes pintores españoles de los niños, también de la mujer andaluza.

Los reproducciones o backlight que vimos fueron: autorretratos del maestro, El Buen Pastor, La disipación del hijo pródigo, La Virgen con el Niño, La Inmaculada Concepción, Las Bodas de Caná, La Vieja y el Niño, La Pequeña Vendedora de Frutas y Niños Jugando a los Dados, entre otros.

Como siempre, las explicaciones de Ginés fueron geniales, de nota, nota muy alta. Gracias, muchas gracias por prestarnos tu tiempo, y tu sabiduría.

Una vez el grupo acabó en el Museo de Málaga nos dirigimos al Rectorado de la UMA para visitar la muestre “Papúa una prehistoria contemporánea” de Ángela Calero.

Nos recibe nuestra guía Mercedes que sin pérdida de tiempo comienza sus explicaciones: La artista Ángela Calero nos presenta “Papúa. Una Prehistoria Contemporánea”. La muestra pone el foco en Papúa-Nueva Guinea, uno de los países más recónditos del mundo, donde la artista pasó quince años de su vida explorando y conviviendo con los pueblos nativos. Es uno de los países más asombrosos del planeta ya que alberga cientos de etnias y más de 800 lenguas diferentes. La genial idea del título de la exposición resalta la paradoja de estas etnias que viven todavía en la prehistoria dentro de un océano de modernidad y globalización.

En la colección, se pueden distinguir tres secciones diferentes: una donde se muestran objetos cotidianos que los pueblos indígenas utilizan todavía para vestirse, decorarse o defenderse; otra donde se recopilan materiales autóctonos de Papúa manipulados por la artista y por último, también hay lugar para obras de arte creadas por Ángela inspirándose en el contacto entre dos mundos totalmente antagónicos que conviven en un mismo planeta.

Objetos como collares, tocados, escudos o vestidos hechos de materiales naturales como conchas, madera, piedra volcánica o plumas del singular ave del paraíso hacen que te embarques en un increíble viaje aderezado por recursos documentales audiovisuales. Sin lugar a dudas, es una exposición que no dejará indiferente a nadie.

Ángela Calero nació en Pozoblanco (Los Pedroches) aunque se siente malagueña de adopción. Tuvo la valentía de abandonar su empleo como azafata de vuelo para dedicarse de lleno a su vocación artística. Ha experimentado con distintas artes como la fotografía, la pintura o la escultura. Pero sin duda, donde se mueve como pez en el agua es en la orfebrería, disciplina que perfeccionó en Córdoba, una de las ciudades con más tradición joyera. Su especialidad es diseñar joyas basadas en motivos étnicos pero con formas contemporáneas convirtiéndolas en pequeñas obras de arte. Sus creaciones se han mostrado y puesto a la venta en grandes ciudades como Málaga, Sevilla, Madrid y Barcelona.

Gracias Mercedes por tus buenas explicaciones. Sobre las 13:30 horas se dio por acabado el Paseo Saludable Cultural de hoy.

Bonita mañana, buen paseo, buena compañía y dos visitas impresionantes. ¡¡Que más se puede pedir!!.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!                A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.

Video 1.

Video 2.

____________________

Seguimos Caminando.

Hoy día 19 de febrero 2019, iniciamos nuestro Paseo Saludable Cultural a las 10:30 horas, partiendo desde el patio de nuestro Centro Perchel.

El objetivo para hoy es hacer un recorrido para visitar algunas estatuas, bustos ó esculturas de algunos personajes ilustres de nuestra Málaga y que están situadas por nuestro Parque, entorno de la Catedral y C/Alcazavilla. Este paseo lo guiarán y explicaran nuestros compañeros Valeriano Cantos y Baldomero Villanueva.

Hoy salimos caminando para nuestra actividad, 58 compañeros “38 mujeres y 20 hombres.

Relación de estatuas, bustos ó esculturas visitadas: Poeta Arturo Reyes, Marqués de Guadiaro (Marqués de Larios), Julio Benítez y Benítez (Comandante Benítez), Poeta Narciso Díaz de Escovar, Cardenal Herrera Oria, Doctor Gálvez Ginachero y D. Juan Temboury.

Os haré una semblanza cortita de dichos personajes.

Arturo Reyes Aguilar (poeta).- Nació el 29 de septiembre de 1864, en el número 2 de la calle del Rosal, en el barrio del Perchel de Málaga. Su primer libro de poemas fue “Íntimas”, publicada en Madrid en 1891, al que siguió una serie de novelas cortas bajo el título “Cosas de mi tierra” (Málaga, 1893), aunque “Desde el surco” (Madrid, 1896) es considerado su mejor libro poético. A estos libros siguió “La Goletera”, que asentó su fama de escritor, “Del Bulto a la Coracha”, una colección de cuentos andaluces (Madrid, 1902) y “Otoñales” (Madrid, 1904), un libro de poesías, sereno y un poco triste.

Arturo Reyes, uno de los escritores que mejor han sabido reflejar en sus obras las características y peculiaridades del pueblo malagueño, murió el 17 de junio de 1913.

Marqués de Guadiaro.- D. Carlos Larios y Martínez nace en Málaga en 1816 y muere en nuestra ciudad en 1896. Fue comerciante, industrial y fundador a mediados del siglo XIX de la fábrica de tejidos “La Aurora”, situada donde están hoy los jardines de Picasso. Gracias a este hombre El Parque pudo hacerse una realidad y, sin embargo, el protagonismo se lo llevó su sobrino Manuel Domingo que tuvo su monumento antes que él, si bien merecidamente, ya que fue el que ayudó a hacer la calle Larios.

Comandante Benítez.- Julio Benítez y Benítez fue un militar español muerto en  combate en el desastre de Annual. Nació en el pueblo del Burgo el 17 de agosto de 1878 y murió en Igueriben – Marruecos el 21 de julio de 1921. Recibió la Cruz Laureada de San Fernando a título póstumo por su valentía demostrada en combate. Su memoria es recordada por un monumento en el parque de Málaga y por el Campamento Benítez que lleva su nombre.

Narciso Díaz de Escovar (poeta).- Tal vez sea uno de los personajes malagueños con más relieve e importancia en Málaga de todos los tiempos. Destaca su afán por saber y descubrir la historia de Málaga le llevó a tener uno de los archivos más importantes que tiene Málaga después lo donó a su ciudad.

En dicho archivo se pueden encontrar periódicos, fotografías y artículos de prensa de diferente época que son una joya literaria. Narciso Díaz de Escovar nace en Málaga el 25 de junio de 1860. Ingresa en el Seminario para estudiar la carrera eclesiástica hasta conseguir la tonsura pero abandona al clero para seguir la carrera militar que también abandona y decide quedarse en Málaga por el amor a una joven de la que enamora.

Cardenal Herrera Oria.- Nace en Santander el 19 de diciembre de 1886, en 1947 fue nombrado Obispo de Málaga. Promueve la construcción de viviendas y crea  escuelas-capilla rurales, para la formación de jóvenes analfabetos. Pablo VI lo nombra Cardenal de la Iglesia en 1965. En 1958 le fue concedido por la Escuela de Periodismo de la Iglesia el título de Periodista de Honor.

Al cumplir los setenta y cinco años dimitió de la sede malagueña a petición del papa Pablo VI y el 25 de enero de 1965 fue elevado al cardenalato. A su fallecimiento fue enterrado en la catedral de Málaga.

Doctor Gálvez Guinachero.- José Gálvez Ginachero nace el 29 de septiembre de 1866, en Málaga, en la calle Cister nº 7, hijo de José de Gálvez Andújar y Carmen Ginachero Vulpius. Cursa sus estudios primarios en el Colegio de San Rafael, situado en la calle Comedias nº 20. En 1882, ingresó en la Facultad de Medicina de Granada, solicitando una beca del Rey Alfonso XII. Tras sus buenas notas, en 1888 y con 22 años, se licenció en medicina.  En 1893, a los 27 años, ingresó en el Hospital Civil Provincial de Málaga como Médico de Obstetricia, donde llegaría a ejercer durante cincuenta y ocho años. Allí, escribiendo de su propia mano las historias clínicas y atendiendo, además de las operaciones, las más sencillas curas y exploraciones de sus enfermas, impregnó su labor profesional con la entrega más absoluta y el cuidado más cariñoso hacia sus pacientes. Llegó a dormir innumerables noches en las propias dependencias del Hospital, para poder atender a las enfermas que necesitaban de cuidados continuos o inmediatos, sirviéndole de cama un arcón bajo que había en un pequeño cuarto. Llegó a registrar 150.000 visitas, según acreditan los libros del Hospital. Implantó nuevas técnicas, experimentadas en Francia y Alemania, en higiene y tratamiento para evitar la alta tasa de mortalidad entre madres y recién nacidos.

Juan Temboury.- Juan Temboury Álvarez fue un académico, investigador y político nacido en Málaga. Hijo de Pedro Temboury, comerciante francés, y de Francisca Álvarez Net, y, por tanto, descendiente de la conocida como oligarquía de la Alameda. Temboury fue un profundo estudioso de la herencia artística y cultural de la ciudad de Málaga, dedicándose principalmente a la conservación de la Alcazaba, pero también participando en la restauración del Palacio de Buena Vista, la Basílica de la Victoria, el Palacio Episcopal, la torre de Santiago, y la ermita de Zamarrilla.

Además de conocer más de cerca a estas personalidades, disfrutamos de la belleza de nuestro Parque, terminando la visita en calle Alcazabilla, en el incomparable marco del Teatro Romano.

Bonita mañana, buen paseo, buena compañía y bonita actividad. ¡¡Que más se puede pedir!!.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!                A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.

____________________

Seguimos Caminando.

Hoy día 12 de febrero 2019, iniciamos nuestro Paseo Saludable Cultural a las 10:30 horas, partiendo desde el patio de nuestro Centro Perchel.

El objetivo para hoy es visitar el Instituto Gaona, donde tenemos concertada una visita guiada por Rafael Maldonado, profesor e historiador de dicho Instituto.

Hoy salimos caminando para nuestra actividad, 70 compañeros “48 mujeres y 22 hombres.

La visita al Instituto Gaona la teníamos a las 11:45 horas, así que, como íbamos con tiempo, pasamos a visitar la Iglesia del Santo Cristo: la iglesia es obra de Pedro Sánchez, que diseñó este edificio barroco de planta octogonal sobre un solar donado por el obispo Blanco Salcedo en 1572. Fue inaugurada el 28 de noviembre de 1630. Los jesuítas Ángel Cortés y Díaz de Ribero diseñan el retablo mayor y el tabernáculo. La portada principal data de los años 1659 y 1660 y los retablos de San Ignacio y de San Francisco. Javier son de 1672 y 1678.

Al siglo siguiente, José Martín de Aldehuela abre una pequeña capilla en medio del retablo dedicado a San Pedro.​

Tras la desamortización y la expulsión de los jesuitas en la 1767, la iglesia fue transferida al Montepío de Socorro, que regentaba la parcela vecina de la Casa del Consulado y la Escuela de San Telmo. En 1790 pasaron a manos de la Sociedad Económica de Amigos del País.

En esta iglesia se encontraba la sepultura de Pedro de Mena, actualmente en la abadía cisterciense de Santa Ana.

Como teníamos acordado, antes de las 12:00 horas estábamos en la puerta del Instituto donde nos esperaba Emilia, nuestra anterior responsable del grupo “Paseos Saludables Culturales” y organizadora de esta visita. También nos recibió nuestro guía-historiador, para esta visita que, a la vez, es profesor de dicho Instituto D. Rafael Maldonado, qué al ver el grupo tan numeroso nos comentó que no podíamos pasar porque los estudiantes estaban en clase, en fin, que no podíamos molestar, que lo normal para hacer estas visitas  son grupos de 30 personas. Después de un ratito de charla lo convencimos para pasar todos, prometiendo que seríamos obedientes e iríamos en silencio para no afectar al funcionamiento de las clases.

Y la verdad, no pudimos tener más suerte, Salvador es una persona encantadora y conocedora, como nadie, de la historia de dicho Instituto.

Breve historia del centro:

La creación del Instituto data del año 1846, y a sus espaldas tiene toda una trayectoria rica en experiencias didácticas que han contribuido a educar a generaciones de malagueños que han ido pasando por sus aulas. Durante años fue el único espacio para las enseñanzas medias en la provincia, inclusive hasta 1961 fue el único Instituto en nuestra ciudad.

El edificio comenzó a ser utilizado como centro de enseñanza como consecuencia de la desamortización eclesiástica del año 1836, que supuso la desaparición de la Congregación filipense, hasta ese momento propietaria del inmueble. Diez años más tarde comenzaría a funcionar el que sería llamado el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza en sus pertenencias.

Pero su estructura no fue construida tal y como hoy la conocemos. El primer espacio sobre el que se asienta el actual instituto data de principios del s. XVIII, fue una casa en la calle Gaona, con jardín y casa de servicio a calle Cabello, donada por el Conde Buenavista a los Padres Filipenses. Más adelante entre 1750 y 1752, el filipense Padre Rojas amplió la estructura del edificio adquiriendo los inmuebles adyacentes de calle Gaona y creando el edificio que hoy conocemos con el patio de arcos sobre columnas toscanas, emblema de nuestra institución.

Por este Centro han pasado alumnos tan ilustres como el poeta Emilio Prados, Blas Infante, Denis Belgrano y Severo Ochoa, Nobel de Medicina, entre otros. También hizo su examen de ingreso Pablo Ruiz Picasso. Llama la atención la galería “El Quijote” en Gaona, 7.900 azulejos procedentes de Triana, que representan escenas del Quijote, la colección más grande sobre el tema que se conserva en España.

El centro dispone de tres plantas a las que se puede acceder a través de unas escaleras decoradas con mosaicos. A las puertas del instituto hay dos entradas principales, la primera data del año 1706 y pertenece a la casa palacio de Baltasar Guerrero y la segunda, construida cincuenta años después, pertenecía a la Casa de Estudios del padre Rojas.

Desde el punto de vista formativo el Gaona albergó estudios de bachillerato, comercio, náutica y magisterio.

En relación con la Náutica, Rafael nos cuenta la historia de cómo unas alumnas encontraron por azar, en los sótanos del Instituto, la joya del “Aula de Mar”. Una Corbeta de artesanía perteneciente a la Escuela Náutica de “San Telmo”. Ahora que está restaurada en una verdadera preciosidad. En las fotos veréis cómo la encontraron y cómo está en la actualidad.

Sobre la 13:30 horas se dio por terminado este Paseo Saludable Cultural de hoy.

Solo queda agradecer muy encarecidamente por esta maravilla de visita a Emilia, por el súper  trabajo de organizarla y a Salvador por sus estupendas explicaciones de toda la historia y rincones del Instituto Gaona.

Bonita mañana, buen paseo, buena compañía y bonita actividad. ¡¡Que más se puede pedir!!.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!                A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.

Para ver vídeo pincha aquí.

____________________

Seguimos Caminando.

Hoy día 5 de febrero 2019, iniciamos nuestro Paseo Saludable Cultural a las 10:30 horas, partiendo desde el patio de nuestro Centro Perchel.

El objetivo para hoy es conocer algo más de nuestra Málaga y para eso, nuestro compañero Valeriano Cantos, nos llevará donde antiguamente estaban situadas las “Puertas y los Postigos de la Muralla Antigua de Málaga que daban al mar” y nos dará una lección magistral de historia malagueña.

Hoy salimos caminando para nuestra actividad, 76 compañeros “51 mujeres y 25 hombres.

Después de caminar un rato llegamos al comienzo de nuestra ruta. La Catedral de Málaga donde se encuentra el postigo de los Abades, así que comenzamos el relato:

Málaga estaba cerrada en su totalidad por una muralla, que si bien en un tiempo nació romana y ampliada fenicia, terminó siendo árabe, ya que fueron los moros los que vivieron aquí hasta que los Reyes Católicos tomaron la ciudad tras gran batalla y asedio, razón por la que muchas partes de la muralla fueron destruidas y reconstruidas después a manos de cristianos. Muchas partes de esta muralla tienen torreones de defensa, otras alcabalas para el pago de ese impuesto que llamaban almojarifazgo. Para entrar y salir de Málaga había que utilizar las puertas principales ó por los postigos que eran puertas más pequeñas y menos importantes.

Comenzamos por el “Postigo de los Abades”, un lugar por donde se encontraban los pícaros, vagos, maleantes y gente que se dedicaba al contrabando. Se llamaba así porque por él en tiempos pasados salían los canónigos para pasear y por eso recibe el nombre de “El Paseo de los Curas”.

Seguimos juntos buscando “Puerta Oscura”, que es la entrada a la Alcazaba y desde donde partía el Camino de Vélez, esta puerta estaba custodiada por soldados y recaudadores, ya que estaba al lado la Aduana de la Pasa que movía mucho capital. Se llama Oscura porque la torre construida por Abderramán I, gran caudillo árabe, le quitaba el sol y la hacía totalmente sombría, estuvo cegada hasta 1667 cuando el Cabildo volvió a ponerla en uso.

Seguimos por la “Puerta de la Caba” qué unía la Medina con la Alcazaba.

La “Puerta de los Siete Arcos” que permitía que se pudiera pasar por detrás del castillo de los Genoveses.

La “Puerta de Espartería”, aunque en realidad es la del Baluarte, porque la de Espartería que estaba cerca, se demolió en 1675 por el mismo marqués de Villafiel, que ordenó poner puertas nuevas, pero como no había madera suficiente en la ciudad, mandó que los habitantes de Málaga le entregaran las de sus casas y así se hizo, aunque después la Puerta se reforzará con chapas de hierro traídas desde Vizcaya y Granada. Para evitar que el agua se acumulase cuando al Guadalmedina le daba por desbordarse, se dispuso que su parte de abajo no estuviera cerrada sino fabricada por barrotes de hierro.

La “Puerta del Mar”, era en realidad  la principal vía de comunicación entre la Plaza Mayor y la Ensenada, donde atracan los barcos. Tenía gran movimiento de mercadeo y de soldadesca, por eso, los Reyes Católicos mandaron construir otra puerta por donde empieza la calle Nueva. Tenemos, pues, dos Puertas del Mar, la antigua árabe y la nueva, cristiana y, entre las dos puertas, estaba el Corral de Toribio de la Vega, el cocinero de sus majestades. En este espacio, en el siglo XVI se arregló una capilla, se colocó una imagen donada por una feligresa y se nombró un capellán para dar misa todos los días.

Puerta de “Las Atarazanas”, donde acaba esta muralla que bordea el mar, había un espigón que partía desde este Castillo hasta el mar, terminando el recorrido, en una torre que se llamaba “Torre del Clamor”, porque desde allí se llamaba a la oración en época de los árabes en la Mezquita había. Esta torre se desmochó, para poder artillarla, por eso, desde entonces todo el mundo la conoce como Torregorda.

Más historia: Cuando Mohamed V, en el año 1362, deja su exilio en Fez y vuelve a Málaga para reconquistar el reino nazarí, se alía con Pedro I, para destronar a su cuñado Mohamed IV. Su segundo reinado duró 3 años esplendorosos, embelleciendo la Alhambra, construyendo el Patio de los Leones y, como Málaga le había ayudado, restaura sus murallas fenicio/romanas y levanta la “Puerta de Atarazanas”, que aún se conserva. En la portada está su escudo con la leyenda “Dios es vencedor, ensalzado sea”. Esta Puerta de Atarazanas tenía 6 arcos para que fondearan los barcos.

Acabamos sobre las 12:30 horas se termina el paseo por las Puertas de las Murallas pero seguíamos teniendo ganas de más historia de Málaga, así que nos fuimos a visitar el Museo de Artes y Costumbres Populares.

Os digo algo sobre el museo: el Museo de Artes y Costumbres Populares de Málaga tiene como objetivo la conservación y recuperación del patrimonio etnográfico de la ciudad.

El recorrido nos permite conocer la historia de Málaga y su provincia, sus costumbres, y actividades en el siglo XIX.

Todo aquel que se acerque a este espacio museístico podrá pasear entre carruajes, contemplar oficios como la forja, la panadería o la imprenta, descubrir la elaboración del vino y el aceite o conocer el mundo rural, el folclore o la religión popular.

El museo se divide en dos plantas y 19 salas. La planta baja está centrada en el ámbito rural mientras que en la planta superior se muestran los usos del núcleo urbano.

El visitante tras atravesar el patio podrá entrar en la “Cuadra” donde el suelo empedrado da señales del tránsito de caballos por la zona. Es aquí donde se pueden ver carruajes, arreos y complementos diversos que utilizaban los animales de carga, incluso se muestran varias monturas.

En la Fragua se expone una  auténtica herrería con algunos articulados realizados en ella como los soportes de las farolas, llaves o las clásicas rejas típicas de la zona. La Tahona muestra todo el proceso relacionado con la elaboración del pan y la sala Pesca una de las industrias más importantes e históricas de Málaga.

El Humero es en realidad la reproducción de una cocina de la época que da paso al Comedor con todo tipo de mobiliario y menaje típico de esa época.

El Vino muestra los diversos oficios de la viticultura y enología haciendo hincapié en la importancia de los caldos malagueños. En este mismo aspecto está la Almazara con el cultivo y producción de aceite de oliva. Se pueden ver utensilios para la recogida de la aceituna como la zaranda para cernir la aceituna y separarla de la hoja, las haraperas o soplillos para la zaranda entre otros.

En la planta superior se pueden descubrir las costumbres burguesas con trajes decimonónicos, el despacho, el gabinete y el dormitorio completan la visión de cómo se vivía en la ciudad. Unos de los artículos más especiales de este espacio son la casa de muñecas y los vestidos infantiles.

Y para finalizar la ruta la cerámica, religión y folclore de los malagueños. En unas vitrinas hay expuestas diferentes prendas de encaje de blonda representado en las mantillas que representa la labor de la encajería. Un mantón de Manila de seda bordada en colores es muestra del arte del bordado.

Un pedazo de museo en el que viajas por el tiempo por toda la historia de Málaga. Quien no lo conozca que vaya a visitarlo. No se arrepentirá.

Bonita mañana, buen paseo, buena compañía y bonita actividad. ¡¡Que más se puede pedir!!.

¡¡¡Hasta otro día compañeros!!!                A. Abu

Para ver resto de fotos pincha aquí.

Para ver video pincha aquí.